Liposucción o Lipoescultura

La liposucción o lipoescultura es un procedimiento quirúrgico que se emplea, cuando no hay contraindicación, para eliminar los depósitos de grasa localizada en distintas partes del cuerpo

¿En qué casos es adecuado practicar una liposucción? 

Esta técnica, utilizada con éxito cuando la indicación y la técnica son las adecuadas, de ningún modo constituye un tratamiento de la obesidad, ni tampoco un sustituto a un programa nutricional de pérdida de peso y reeducación alimenticia, ni tampoco para estabilizar el peso. De hecho, en estos casos no debería realizarse. Sin embargo, es un excelente tratamiento de los cúmulos de grasa que no desaparecen ni con la dieta ni con el ejercicio para personas sin sobrepeso importante, siempre y cuando tengan una adecuada higiene de hábitos.

¿Qué debe valorarse antes de la cirugía?

En la primera visita debe realizarse una historia clínica exhaustiva (estilo de vida, enfermedades, medicaciones, alergias, etc.), para descartar contraindicaciones o precauciones especiales que deban adoptarse y para valorar si es posible llevarla a cabo con la máxima seguridad. Además se realiza una detallada exploración y medición de las zonas a tratar y también del estado de la piel. Es un estudio imprescindible porque, a veces, cuando existe una gran flacidez o descolgamiento de la piel, sólo con la liposucción no se puede conseguir un buen resultado y es necesario combinarla con otros procedimientos, como por ejemplo, con una abdominoplastia o con estiramiento de la piel del abdomen.

¿Cuánto puede durar la operación? 

La duración de la intervención varía en función de la cantidad y las zonas a tratar, pero oscila entre 1 y 2 horas aproximadamente.

¿Cómo es el proceso tras la intervención?

Al acabar, en el mismo quirófano se coloca una faja para controlar la inflamación y minimizar el riesgo de amoratamiento. Además, así se ayuda a la piel a amoldarse al nuevo contorno. Es necesario llevar la faja aproximadamente durante un mes. La/el paciente no deberá realizar actividades intensas durante 2 a 4 semanas, ni exponer las zonas intervenidas al sol. La incorporación a la actividad laboral puede ser casi inmediata, o tras 1 ó 2 semanas, en función de la extensión de la liposucción y el tipo de trabajo.

¿Cuándo se aprecian los resultados? 

El resultado definitivo se obtiene transcurridos unos meses, aunque al mes el cambio en la silueta empieza a ser muy perceptible.

¿Existen riesgos en la liposucción?

Como cualquier otro procedimiento quirúrgico, esta intervención puede presentar los riesgos comunes a cualquiera de ellas, como la infección o el sangrado, y jamás deberían aparecer complicaciones graves, que son extremadamente infrecuentes, y en general asociadas a un exceso de extracción de grasa, y al hecho de haber sido realizadas por profesionales no cualificados y/o en centros no autorizados ni equipados adecuadamente. Con una adecuada técnica e indicación resultan muy infrecuentes los resultados no satisfactorios, tales como ondulaciones en la piel de las áreas tratadas, cambios en su pigmentación o asimetrías, que pueden exigir otros tratamientos posteriores de diferente índole.